+ de 30 especialidades sin cuotas mensuales Los mejores médicos y centros Mejor precio garantizado en nuestros centros Sin listas de espera
Llámanos 900 525 825 L-J de 9:00h a 19:00h
V de 9:00h a 18:00h
Renograma Post IECA

Renograma Post IECA

Renograma Post IECA para detectar hipertensión de origen renovascular
Ahorra hasta 111€
SPECT Cerebral de Perfusión

SPECT Cerebral de Perfusión

Prueba para evaluar la capacidad funcional del Sistema Nervioso Central
Financiado desde 15 €/mes
Ahorra hasta 131€
Prueba PET y TAC

Prueba PET y TAC

Prueba PET y TAC para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades psiquiátricas, neurológicas y oncológicas.
Financiado desde 22 €/mes
Ahorra hasta 395€
El diagnóstico de muchas enfermedades no es posible únicamente con una exploración física, una analítica o analizando la clínica que presenta, es decir los síntomas y detalles que explica. En muchas ocasiones hay que recurrir a pruebas radiológicas, es decir, radiografías, ecografías, escáneres, etc. Y en otros casos, aún más complejos, se necesita utilizar un material radioactivo a modo de guía para localizar la zona afectada por una lesión, un infarto, un ictus, un tumor, etc.

¿Qué es la Medicina Nuclear?

La Medicina Nuclear es una es una especialidad de la Medicina que utiliza las imágenes médicas para el diagnóstico y el seguimiento de determinadas enfermedades. Para cualquier prueba de medicina nuclear que se utilizan cantidades muy pequeñas de un material radioactivo -también denominadas radiosondas- que se inyectan en el torrente sanguíneo, se inhalan o se tragan para que alcancen la zona de estudio donde, gracias a los rayos gamma que emiten, son detectados por máquinas especiales que transforman esa información en imágenes. El objetivo no es tanto ver la estructura o la anatomía sino los procesos fisiológicos que se producen dentro del cuerpo, es decir, qué está pasando en una zona concreta, por ejemplo, si hay excesiva actividad química. Las pruebas más frecuentes en Medicina Nuclear son la gammagrafía ósea, el PET-TAC, el renograma post IECA, el SPECT cerebral de perfusión, el SPECT cerebral de receptores DaTSCAN, el SPECT miocárdico basal de perfusión o el SPECT miocárdico tras un ergometría (prueba de esfuerzo). En cambio la Radiología también se basa en las imágenes médicas pero el modo de obtención es diferente y menos complejo. Mediante el uso de máquinas de rayos X, ondas de ultrasonido, campos magnéticos y en algunos casos la administración de agentes de contraste para mejorar la calidad de las imágenes, permite estudiar el interior de cualquier parte del cuerpo.

La Radiología se utiliza para establecer un diagnóstico, pronosticar la evolución de una patología y hacer el seguimiento de las lesiones o enfermedades. Algunas de las pruebas radiológicas más conocidas son la radiografía, la resonancia o la ecografía. ClinicPoint pone a tu disposición centros médicos en Madrid en los que poder realizarte estas pruebas de medicina nuclear sin lista de espera y a precios preferentes. Únicamente necesitarás la prescripción médica o solicitud por parte de tu médico de la prueba que necesitas.

¿Para qué sirve la medicina Nuclear?

Los médicos emplean las pruebas de medicina nuclear para una larga lista de enfermedades por su capacidad para detectar actividad anómala de las moléculas dentro del organismo lo que facilita la detección temprana de patologías graves.

En las patologías que afectan al corazón la medicina nuclear permite: visualizar el flujo sanguíneo y el funcionamiento del corazón; detectar enfermedades que afecten a las arterias coronarias, la estenosis coronaria; tras un infarto, evaluar la zona y el grado de afectación del corazón; ayuda a decidir el mejor tratamiento; controlar la evolución y los resultados de cualquier procedimientos quirúrgico; facilitar la detección del rechazo en caso de trasplante de corazón; y, examinar la función cardíaca antes y después de un tratamiento de quimioterapia.

En las afecciones pulmonares ayuda a determinar la función pulmonar para la elección del mejor tratamiento, permite explorar los pulmones para detectar problemas respiratorios o circulatorios y, en caso de trasplante de pulmón, se utiliza para detectar precozmente el rechazo.

En el estudio de los huesos, la medicina nuclear es muy útil en casos de fracturas, infecciones, y artritis; para localizar el punto en el que debe realizarse una biopsia, para evaluar tumores óseos o la presencia de metástasis en los huesos. El cerebro es otro de los órganos en los que las pruebas de medicina nuclear resultan fundamentales para evaluar anomalías en personas que sufren convulsiones o pérdidas de memoria, detectar precozmente enfermedades neurológicas como el Alzheimer o el Parkinson, planificar cirugías, localizar tumores en el cerebro, entre otras.

En pacientes con cáncer, la medicina nuclear se emplea para localizar ganglios linfáticos centinelas, sobre todo en cáncer de mama; evaluar el alcance de un cáncer, es decir, en qué estadio se encuentra y si hay o no metástasis; planear el tratamiento ya sea quirúrgico, con quimioterapia o con radioterapia.

¿Qué enfermedades trata la medicina nuclear?

Cuando hablamos de medicina nuclear como tratamiento, siempre suele ir asociada al cáncer ya que la mayoría de terapias con agentes radioactivos son para los tumores. Por ejemplo, el yodo radioactivo para el cáncer de tiroides (también para el hipertiroidismo grave); los anticuerpos radioactivos para algunos tipos de linfomas; las semillas radioactivas para el cáncer de próstata; y otros materiales radioactivos utilizados para las metástasis que afectan a los huesos y que son muy dolorosas.

Por otro lado, está el fósforo radioactivo que se utiliza en el tratamiento de enfermedades hematológicas (de la sangre).

¿Cómo prepararse para un examen de medicina nuclear?

Si necesitas realizarte las pruebas de medicina nuclear en Madrid deberás seguir estrictamente las indicaciones de tu médico que normalmente son acudir en ayunas y evitar ciertos fármacos varias horas o días antes de la prueba. La duración depende del tipo de prueba y suele ser de 30 a 90 minutos.

¿Cómo se realizan las pruebas de medicina nuclear?

El procedimiento es muy sencillo. En primer lugar le indicarán la vía por la que se administra la radiosonda, si la debe ingerir, inhalar o es inyectada. En caso que sea inyectada, le colocarán un pequeño catéter en el brazo para inyectarle el material radioactivo. El efecto de la radiosonda dependiendo del tipo de material y del estudio que requiera puede ser inmediato, al cabo de unas horas o, incluso, varios días después. Por tanto, cabe la posibilidad de que un día le administren el contraste y otro día tenga que acudir nuevamente a la clínica para someterse a la prueba.

Precauciones medicina nuclear

Son pruebas muy seguras por lo que aparte de una sensación de ligero malestar provocado por la radiosonda, no notará nada. Las únicas precauciones que debe tomar es comunicar previamente si padece alguna alergia, la medicación que toma habitualmente y tener la certeza de no estar embarazada.

¿Quién interpreta los resultados de la medicina nuclear?

Los resultados de las pruebas de medicina nuclear en Madrid son interpretados por un profesional especializado en imagen médica, un radiólogo.

Los beneficios de la medicina nuclear

Los beneficios de la medicina nuclear son claros: en poco tiempo permiten un diagnóstico fiable y muy preciso de enfermedades complejas o graves como el cáncer. La realización de las pruebas no es dolorosa, ni siquiera cuando se inyecta el material radioactivo ya que el pinchazo es similar al de una analítica, y generalmente no provocan pocas molestias.