+ de 30 especialidades sin cuotas mensuales Los mejores médicos y centros Mejor precio garantizado en nuestros centros Sin listas de espera
Llámanos 900 525 825 L-J de 9:00h a 19:00h - V de 9:00h a 18:00h

Consulta Nutricionista

Consulta Nutricionista

Consulta Nutricionista

¡Mejora tu salud cuidando tu alimentación! El Nutricionista puede diseñar una dieta personalizada, equilibrada y saludable, que te ayude a perder peso.
Ahorra hasta 75€
En los últimos 15-20 años se han vivido una auténtica revolución en lo que a nutrición y hábitos alimentarios se refiere. La población ha empezado a preocuparse por la alimentación y cada vez es más consciente de que la salud también está en el plato.

Así que cada vez son más las personas que acuden a la consulta del nutricionista en Madrid en busca de asesoramiento para perder peso y para aprender a comer de forma saludable.

Existen cientos de dietas (conocidas como dietas milagro) que prometen perder mucho peso en poco tiempo y que lo que acaban consiguiendo es perjudicar la salud y que la pérdida de peso sea transitoria, lo que popularmente se conoce como efecto rebote o efecto yo-yo. Algunas de ellas, desde el punto de vista nutricional son nefastas para la salud ya que prohíben el consumo de determinados grupos de alimentos provocando desequilibrios de nutrientes en el organismo.

Se ponen de moda en determinadas épocas del año como son la llegada del buen tiempo, la vuelta de las vacaciones o tras las navidades. Sin embargo, cualquier dietista o nutricionista siempre te recomendará seguir una dieta equilibrada y variada, lo más ajustada posible a la dieta mediterránea y comer todo tipo de alimentos pero con moderación. No hay alimentos prohibidos salvo por indicación médica, por ejemplo los dulces en las personas diabéticos, o cuando se padece alguna intolerancia o alergia alimentaria.

¿Por qué necesito un nutricionista?

Entre otras muchas razones porque, si alguna vez has intentado hacer dieta, ya sabrás que perder peso y mantenerse no es tan fácil como nos han hecho creer. Y porque las dietas deben ser personalizadas en función del estado de salud, el estilo de vida y las circunstancias personales. No basta con recomendar unas determinadas pautas alimentarias sino que hay que hacer un seguimiento e ir modificándolas en función de los resultados. Y esto es lo que hace el nutricionista.

El nutricionista actúa como un médico recogiendo los datos personales, el estado de salud, si hay antecedentes familiares de relevancia, etc. y realizando una encuesta nutricional y de hábitos de vida para confeccionar la historia clínica y dietética. Una vez completada esta fase, analiza la encuesta y propone una serie de correcciones en los hábitos alimenticios.

Por un lado, elaborará una dieta personalizada para un periodo de tiempo determinado y, por el otro lado, una serie de recomendaciones para lograr el objetivo pactado.

Es muy importante que el nutricionista y el paciente estén de acuerdo con la pérdida de peso que se pretende conseguir y las medidas a adoptar para lograrlo.

Y es que no todas las personas, aunque presenten el mismo grado de sobrepeso, pueden seguir la misma dieta. Por ello el nutricionista debe conocer si el paciente padece alguna enfermedad, especialmente de origen metabólico o endocrino (diabetes, colesterol alto, dislipemias, cardiopatías, anemias, alteraciones hormonales o de la tiroides, entre otras). También debe valorar el estilo de vida y la predisposición a la práctica deportiva como complemento a la dieta. Modificar los hábitos de vida para hacerlos más saludables es el complemento perfecto a la dieta propuesta por el nutricionista en Madrid.

Es muy frecuente que las dietas, del tipo que sean, cuando no están supervisadas por un nutricionista sean bastante difíciles de seguir ya que a menudo contemplan unos objetivos poco realistas para la mayoría de la población. De ahí que, para perder peso con éxito y no volver a recuperarlo, es importantísima la figura del nutricionista ya que es el experto en alimentación y nutrición capaz de planificar dietas personalizadas.

¿Qué enfermedades podemos prevenir con una alimentación sana?

Una alimentación sana acompañada de unos hábitos de vida saludables son una potente herramienta para prevenir multitud de enfermedades, desde la diabetes hasta el cáncer.

  • Enfermedades cardiovasculares. Constituyen la primera causa de mortalidad en nuestro país y están directamente relacionadas con la alimentación. Te recomendamos reducir las grasas saturadas (de origen animal, el aceite de palma, la mantequilla, los lácteos enteros, bollería industrial) y las grasas trans (presentes en aquellos alimentos en cuya etiqueta aparezca este texto: “'con aceites vegetales parcialmente hidrogenados”). Todos estos productos aumentan el colesterol, los triglicéridos, predisponen a la diabetes y a la obesidad. Estas patologías son las responsables de las enfermedades cardiovasculares: infartos de miocardio, insuficiencia cardíaca, ictus (accidente cerebrovascular), etc.

         Por el contrario, aumenta el consumo de grasas mono y poliinsaturadas y omega-3, que encontrarás en los pescados
         azules, los frutos secos, el aceite de oliva, la soja y sus derivados. Aumenta también en consumo de frutas y verduras ya
         que aportan vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

  • Cáncer. Según apuntan algunos estudios, el 80% de los tumores malignos estarían relacionados con factores ambientales y de hábitos de vida incorrectos. Por lo tanto, son cánceres que potencialmente podemos evitar. Con respecto a la dieta, en los países industrializados un alto porcentaje de los cánceres, entre el 40 y el 60%, se atribuyen a la dieta. En concreto, los tumores de estómago, hígado, páncreas, ovario, mama, colorrectal y próstata son algunos en los que se ha visto mayor relación.