+ de 30 especialidades sin cuotas mensuales Los mejores médicos y centros Mejor precio garantizado en nuestros centros Sin listas de espera
Llámanos 900 525 825 L-V de 9:00h a 18:00h
Transferencia de Embriones Congelados Propios

Transferencia de Embriones Congelados Propios

Si ya te has sometido a una Fecundación in Vitro (FIV) y has congelado tus embriones para un futuro embarazo, la Transferencia de Embriones Congelados Propios te permite quedarte embarazada sin pasar por todo el proceso FIV.
Financiado desde 23 €/mes
Ahorra hasta 111€
Reserva gratuita
La transferencia de embriones es una técnica de reproducción asistida que consiste en depositar en el útero materno los embriones fecundados en un laboratorio. El concepto de transferencia embrionaria se refiere a la última fase de la Fecundación in Vitro (FIV) en la que se hace una transferencia en fresco, es decir, con los embriones obtenidos del mismo ciclo de la FIV. Pero también es la transferencia de embriones congelados o trasferencia diferida, en la que los embriones han sido criopreservados y proceden de ciclos anteriores y que pueden ser propios o donados. Para la transferencia de embriones congelados no es necesario repetir toda la FIV desde el principio. Te evitas la estimulación ovárica y la punción y el coste económico también es menor.

¿Qué es una transferencia embrionaria en una FIV?

El último paso de la Fecundación in Vitro es la transferencia embrionaria que se produce cuando los embriones se transfieren a su útero. Una vez el especialista en reproducción asistida de Madrid determina que el tratamiento que ofrece mayores posibilidad de éxito es la FIV, la mujer empieza un ciclo de medicación hormonal para estimular la ovulación seguido de la extracción de los ovocitos par luego fecundarlos en el laboratorio y, finalmente, cuando están en la fase de blastocito, transferirlos al útero mediante un catéter. Para este proceso se pueden utilizar óvulos propios, si son de suficiente calidad, o donados.

¿Cuáles son los blastocitos?

Un blastocito es un embrión de 5 o 6 días de desarrollo. Una vez se insemina el ovocito con los espermatozoides, empieza el desarrollo del embrión. La transferencia de embriones se realiza en la fase de blastocitos, momento en el que el embrión se encuentra mejor preparado para implantarse en el endometrio.

¿Cómo se realiza una transferencia embrionaria?

La técnica que se emplea para la transferencia embrionaria es muy sencilla: mediante un catéter muy fino que se introduce por la vagina, se depositan los blastocitos en el fondo del útero. Actualmente casi siempre se utiliza un ecógrafo como guía para que el médico pueda comprobar la ubicación de los embriones en el útero.

Por otro lado, los embriones se pueden transferir frescos o congelados. La transferencia de embriones frescos solo puede realizarse con embriones propios, como culminación de una FIV. En el caso de los embriones congelados, pueden darse dos situaciones: que la pareja o la mujer cuente con embriones criopreservados de ciclos anteriores; o bien que se trate de embriones donados por otras parejas que los tenían congelados pero que ya no desean tener más hijos. Por último, también podemos distinguir si la transferencia se hace en un ciclo natural, sin haber tomado medicación hormonal para mejorar la receptividad del endometrio; o en un ciclo sustitutivo, en los casos en los que se estimula hormonalmente el endometrio con estrógenos.

¿Cómo saber si puedo hacerme una transferencia embrionaria en Madrid?

En primer lugar, deberás someterte a un estudio de fertilidad para conocer la reserva ovárica, la permeabilidad de las trompas de Falopio, entre otros aspectos que condicionan la fertilidad. Con toda la información que proporciona el test de fertilidad de la pareja el especialista en medicina reproductiva junto con el embriólogo te aconsejarán la técnica reproductiva más adecuada.

Consejos antes de una transferencia embrionaria

Únicamente debes seguir los consejos de tu médico y acudir lo más relajada posible el día de la transferencia.

¿Cómo saber el éxito de una transferencia embrionaria?

El éxito de la transferencia embrionaria depende de múltiples factores: la elección acertada de la técnica, lo que se consigue acudiendo a centros de reproducción asistida de referencia como los que ofrece ClinicPoint en Madrid; el cumplimiento riguroso con la medicación hormonal y con las visitas de control; y de la calidad de los embriones obtenidos. En función de la edad de la paciente y de la calidad de los embriones el médico decide el número de embriones a transferir, con un máximo de 3. En la cantidad y la calidad de los embriones influyen la edad y la causa de la esterilidad. La transferencia de blastocitos (embriones de 5-6 días) minimiza la probabilidad de tener un embarazo gemelar en comparación con la transferencia de embriones de 3 días. Además, con la transferencia de un solo blastocito se consigue prácticamente la misma tasa de embarazo que transfiriendo dos embriones de 3 días de desarrollo.

¿Es necesario hacer reposo después de una transferencia de embriones?

Aunque en los últimos años se han llevado a cabo estudios para responder a esta pregunta, a día de hoy no hay evidencia científica que relacione el reposo tras la transferencia de embriones, ni siquiera los minutos inmediatamente posteriores al transfer embrionario con una tasa de éxito más alta. Tampoco es cierta la creencia de que la gravedad podía afectar a la posibilidad de implantación del embrión. No es necesario permanecer un determinado tiempo en la cama porque la propia posición del útero hace que éste quede más horizontal si la mujer está de pie que si está estirada.

¿Puedo llevar una vida normal tras la transferencia de embriones?

Se recomienda a la mujer que retome sus actividades cotidianas el mismo día e incluso, que realice algún tipo de actividad física para disminuir la ansiedad.

¿Cómo dormir tras la realización de una transferencia de embriones?

No hay que adoptar ninguna posición especial. Como hemos explicado en el apartado anterior, hay que seguir realizando con normalidad las actividades diarias y eso incluye también el descanso nocturno.