Es habitual haber oído hablar alguna vez de artrosis y artritis tratándolas como si fueran una misma enfermedad, pero la realidad es que existen diferencias entre la artritis y la artrosis. Es cierto que ambas son patologías relacionadas con las articulaciones, que causan dolor y reducen la calidad de vida, pero las dolencias son distintas y sus orígenes y tratamientos también.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad degenerativa, que provoca la pérdida de cartílago, haciendo que los huesos se rocen entre sí y se vayan desgastando. Es una enfermedad crónica que afecta a las articulaciones, cuando el cartílago articular se lesiona, se produce dolor y rigidez. La artrosis en la rodilla es el tipo de artrosis más frecuente entre los españoles, al que le sigue la artrosis en las manos. Según diversos estudios, la artrosis en las manos afecta en mayor parte a las mujeres, sobre todo tras la menopausia. Es una enfermedad bastante sencilla de diagnosticar, un médico podrá diagnosticar que padecemos dicha enfermedad mediante un examen físico y si hiciera falta con una radiografía.

Síntomas artrosis: La mayoría de los síntomas de la artrosis son de tipo mecánico, es decir se desencadena con los movimientos y mejora con el reposo. A diferencia de la artritis en la que la inflamación es la causante de la enfermedad, en la artrosis es el desgaste de los huesos. Los principales síntomas son hinchazón, dolor y rigidez. Cuando se padece esta enfermedad, en muchas ocasiones es necesaria una prótesis de cadera debido al desgaste y a la pérdida de movilidad. Pero antes de realizarte la operación de prótesis de cadera, el especialista deberá comprobar el estado de tu movilidad y los dolores que padeces, indicándote las pruebas diagnósticas que tienes que realizar ( radiografía, TAC, resonancia magnética… en función de cada caso), la fisioterapia también es de gran ayuda como complemento a el tratamiento de dicha enfermedad.

¿Qué es la artritis?

El término artritis significa inflamación de las articulaciones, esta enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad provocando dolor y rigidez. Es también una enfermedad crónica que afecta a la vez a varias articulaciones. En la actualidad existen más de 100 tipos diferentes de artritis, entre los cuales están la artritis reumatoide, la fibromialgia y la gota. La artritis también puede causarte problemas bucales como la periodontitis.

Síntomas artritis: Los síntomas de la artritis consisten en dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones, pero existen otros tipos como la artritis reumatoide y el lupus que pueden afectar a diversos órganos y causar síntomas generalizados.

Diferencias entre artritis y artrosis:

Como ya hemos visto anteriormente, son dos enfermedades cuyas consecuencias son muy parecidas, provocando disminución en el movimiento de las articulaciones, rigidez y dolor. La mayor diferencia entre artritis y artrosis es que la segunda está relacionada con el desgaste y el envejecimiento de las articulaciones, mientras que la primera puede surgir a raíz de otras causas no degenerativas como una infección, un traumatismo o una enfermedad autoinmune. Ni la artritis ni artrosis tienen cura, tan sólo tratamientos para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida, aunque en el caso de la artritis dependerá de su origen y en algunas ocasiones puede tener cura. En los dos casos es importante realizar ejercicio físico de manera habitual, ya que el ejercicio puede ayudar a retrasar el envejecimiento del cartílago y el dolor en las articulaciones.